You are currently browsing the category archive for the ‘La Vida’ category.

Hay días en los que las cosas no salen bien. O que simplemente estás triste o de mal humor. Hoy ha sido uno de esos días para mí y a punto he estado de no escribir nada aquí. Pero he pensado que, aunque no me apetezca hacer una entrada elaborada, o algo interesante para que quien lo lea se divierta o informe, sí pudiera estar bien escribir sin más excusándome ante los que visiten este PA4 con un texto explicando la razón por la cual fallaba a mi cita en la publicación diaria, a la que me había comprometido cuando inicié esto, hace poco más de un mes.

Pues así es. No me apetece escribir nada interesante. No quiero buscar alguna noticia sobre los temas que suelo tratar, ni publicar una canción de Otra Ronda, ni escribir un relato, ni currarme una entrada llena de enlaces relacionados. Más que nada porque no me apetece.

Sólo quiero quejarme de los malos días. De los malos rollos. Quejarme de quienes echan en cara a otros esos malos rollos, cuando antes no se han fijado en como se comportan ellos mismos. De quienes tienen demasiada prisa y muy poca paciencia. De quienes no valoran tu trabajo y sobrevaloran el suyo. Quejarme, en definitiva, de la actitud de los maleducados y, más aún, de los irrespetuosos.

Y sobre todo quiero quejarme del egoísmo, que es la mayor lacra que pudre a la Humanidad. Por favor, a quien se pase el día mirándose el ombligo y lea esto: ¡No estás tú solo, individuo!

Al resto de mis lectores les pido perdón si mi entrada de hoy les ha contagiado mi deteriorado estado de ánimo. La verdad es que no he hecho caso de una de mis máximas que reza: “si no tienes algo bueno que decir mejor te quedas callado”. Pero como también es cierto que todo tiene su lado bueno, espero que alguien se lo vea a lo que acabo de escribir.

Como se suele decir: “mañana será otro día”.

En anterior entrada he dedicado un texto a mi hijo Iban. En la actual aprovecho la sección de canciones de OTRA RONDA, el grupo que formé con Pablo, para publicar el tema que compusimos dedicado a él, cuando sólo contaba con unos meses de vida. Aquí teneis la letra calificada por casi todos como “muy simpática”:

ROCK-NANA (de OTRA RONDA)

DUÉRMETE COLEGA
Te conté los dedos en cuanto te ví
Supe que eras mío en cuanto te oí
Esos supergritos los reconocí
DUÉRMETE COLEGA
Ahora estás más grande, venga a engordar
Tienes la boquita como tu mamá
Y unos ojazos que debes cerrar
DUERMETE COLEGA, DEJA DE CHILLAR
QUE HAS COMIDO MUCHO AHORA A ERUCTAR
DUERMETE PILLASTRE, DEJA DE BAILAR
QUE ESTE ES EL ROCK NANA Y ES PARA SOBAR
Tus tres abuelitos te adoran a ti
Eres el primero, debe ser así
Yo te hablaré del que no está aquí
Pero venga
DUERMETE COLEGA
Ahora estas despierto, chico duerme ya
Que ya has visto el cielo, venga a pasear
y ahora tienes tema con el que soñar
DUERMETE COLEGA, DEJA DE CHILLAR…

Y aquí podeis bajar o escuchar el fichero en mp3 con la melodía y la voz interpretadas por Pablo, el compositor de la primera y emisor de la segunda:

OTRA RONDA – Rock-Nana

Nueve meses pasan muy despacio cuando se espera algo tan importante. Y más para alguien impaciente como yo. Pero todo sacrificio tiene su recompensa según dicen. Y aquí, aunque el sacrificio fue grande, la recompensa sobrepasaba todo lo imaginable.

Mano Bebé

Es imposible expresar con palabras la emoción que sentí cuando la diminuta manita de Iban agarró por primera vez mi dedo meñique. El contacto de su piel con la mía me traspasó una tal cantidad de energía que los pies se me despegaron del suelo, los ojos se me cerraron durante unos instantes, y la sonrisa se me dibujó muy amplia. Ocupaba toda mi cara y, cuando los volví a abrir, estaban más enternecidos que nunca antes contemplando los de el bebé, que estaban aún cerrados, enmarcados por esa carita indefensa, colorada y calentita.

Y unos cuantos cientos de pañales repletos de algo que huele a demonios después, cuando dijo “aita” por vez primera, casi lo publiqué en el periódico. Creo que se lo dije a todo el mundo que me encontré esa semana, hasta a los que no conocía. “Mi hijo ha dicho aita”, “Mi hijo ha dicho aita”, “Mi hijo ha dicho aita”... Algunos desaprensivos decían que a esa edad era casualidad, que lo mismo su intención era decir “teta”, pero que le habría salido eso. Yo por supuesto les fustigaba vehementemente con el látigo de mi desprecio y, tras mi acongojante mirada, se excusaban: “aunque también puede que dijese “aita” con toda la intención, ¡yo qué se!”.

Es mi primogénito y con eso no se juega. Vale, tardó en empezar a hablar después de ese “aita” y cuatro palabras más, pero es porque aún no tenía nada importante que decir. Los primeros pasos…, emocionante. Las primeras veces que le dejábamos con sus abuelos…, duro. Ahora tiene seis años, y aún no consigue pronunciar bien la erre, pero es de corazón noble y muy cariñoso. Y, sobre todo, es mi campeón.

Para mí siempre será el mejor, aunque se equivocará como todos lo hacemos, aunque a mí me cueste decírselo alguna vez para incitarle a mejorar, aunque discutiremos como hace todo padre con todo hijo… Para mí Iban, pase lo que pase, siempre será mi campeón.

Yo no me voy a morir. Sé que casi todo el mundo opina de diferente manera y, de hecho, ven como un axioma que la muerte acaba sobreviniéndonos a todos los seres vivos. Que, por cierto, tiene gracia elegir los términos “seres vivos” hablando de la muerte cuando resulta que, cuando llega, precisamente dejan de serlo.

El Inmortal

Pero es que si algunos tienen fe en la reencarnación, en el Paraíso, o en que les va a tocar la BonoLoto, el mismo derecho tengo yo a creer en mi inmortalidad. Las mismas pruebas y la misma experiencia.

La ciencia avanza muy rápido, y más incluso en el campo de la medicina. Nadie podía imaginarse hace unos pocos años que íbamos a poder operarnos los problemas de la vista con cierta facilidad, por poner un pequeño ejemplo. Y nadie tampoco puede estar seguro de que en un futuro no muy lejano encuentren algún remedio para la vejez y/o la muerte.

El otro día, comentando la cuestión con alguien, me argumentó: “¿estás forrado?, porque si no es así te mueres fijo”. Ahí también tenía el hombre parte de razón porque desgraciadamente en éste Planeta Azul en el que vivimos los tres ingredientes fundamentales pueden ser considerados la salud, el amor y el dinero, pero queda claro que si te sobra del tercero lo tienes mucho más fácil para andar bien de los otros dos.

De todas maneras digamos que hay que tener fe. Por lo cual yo confío -que después de todo es gratis- en que me tocará la lotería y en que la ciencia nos permitirá -a ti y a mí, por lo menos- vivir eternamente, o hasta que nos cansemos. 😉

Muchos me han felicitado por el texto que escribí ayer en conmemoración al noveno aniversario de la muerte de mi padre. En agradecimiento a todos ellos y, por supuesto, principalmente a él, publicaré hoy la letra una canción que escribí sin pensar en él de manera consciente. Pero después de analizarla me di cuenta de que en realidad esa canción era suya e intransferible, por lo que decidí dedicársela.

Sin más peámbulos aquí la teneis:

UN TOQUE ESPECIAL (de OTRA RONDA)

Sin ni siquiera proponértelo tú siempre sabes qué hay que hacer
con ese sutil toque mágico que a todos hace enmudecer.
Aunque no sea nada lógico sin mirar yo te seguiré,
seré como ese hijo pródigo que todo padre ha de tener.
TIENES UN TOQUE ESPECIAL
ES UN ABRAZO INFINITO
QUE ESCAPA DE LO MUNDANAL
Tan bello es ese mundo gótico que tú bien sabes construir
como abrigado de lo trágico si no hay luna al anochecer
Ese movimiento poético que muchos quieren imitar
lejos está de lo frenético, separado de todo mal.
TIENES UN TOQUE ESPECIAL
ES UN ABRAZO INFINITO
QUE ESCAPA DE LO MUNDANAL
Esa envidiable pose épica que tú a veces sueles poner
en ti siempre queda muy ética porque el respeto va en tu tren.
TIENES UN TOQUE ESPECIAL
ES UN ABRAZO INFINITO
QUE ESCAPA DE LO MUNDANAL

Pablo hizo además un precioso trabajo musical con ella en mi modesta opinión. Resulta que ahora que me doy cuenta coincide que él fue el amigo que estaba pintando el techo aquel conmigo la última vez que vi consciente a mi aita.

Y para que podais escucharla, interpretada por Pablo con gran maestría, aquí la podeis descargar en MP3:

OTRA RONDA – Un Toque Especial

Ayer hicieron nueve años desde que un vaso sanguíneo de su bulbo raquídeo se quebró violentamente inundando su cerebro de plasma, hematíes, leucocitos y plaquetas. La sangre paró lo que él tanto hacía trabajar.

Recuerdos

Había ido al hospital con un simple dolor de cabeza de los que tenía de vez en cuando, sumado a un pequeño problema de visión. Decía que veía un punto amarillo. Debe ser esa otra de las razones por las que odio ese color. Los médicos explicaron, cuando le ví justo antes de ser desconectado de las máquinas, que aunque se hubiese encontrado ese maldito vaso sanguíneo palpitante, no se hubiese podido hacer nada. Ahí ya sólo estaba su cuerpo después del infarto cerebral. Respiraba, pero su cabeza ya no funcionaba.

Desde ese momento se convirtió en un recuerdo. Yo no me pregunto ni me planteo si hay vida después de la muerte. Pero creo que vivimos en el recuerdo de los nuestros, y en el que tendrán de los que nos recuerden sucesivamente. Por eso me encanta recordarle, aunque las lágrimas continúen insistiendo en brotar. Ya no son lágrimas de tristeza. Son lágrimas que me ayudan a mantenerle vivo en mis recuerdos, llenos de admiración.

Yo a ese hombre le admiraba y le continúo admirando. La última vez que le ví antes del episodio del hospital, antes del maldito derrame, me dió un sencillo consejo. Yo estaba pintando un techo con un buen amigo que tampoco creo que le olvide nunca. Él simplemente nos ahorró con ese consejo un poco de trabajo, pero ese pequeño consejo resume todos los que me dio en su vida, en su inmensa mayoría, geniales.

Ayudó a su padres trabajando desde muy temprana edad, porque era una familia humilde; a sus tres hermanos, consiguiéndoles buenos trabajos; a mi hermano y a mí nos dió una educación de pago por encima de sus posibilidades a base de trabajar muchísimo, con la ayuda inestimable de ama, claro está… Y cuando ya podía dejar de trabajar y dedicarse por completo a sus aficiones, le da por fallar a ese estúpido vaso sanguíneo.

Pero los que le conocimos no dejaremos que muera su recuerdo. Os contaremos a los que no le conocisteis que nosotros somos mejores gracias a él.

Parece mentira que después de nueve años todavía me pregunte, cada vez que hago algo importante, si él lo aprobaría. Pero es genial cuando me contesto que sí.

Gracias, aita.

Planeta Azul Nº4

Planeta, porque tiene cuerpo, aunque no sea celeste, pero sí azul.

Azul, porque es el color de la cuarta dimensión.

Número 4, por cuatro razones misteriosas.

El color sí importa, porque sin lo superfluo nada tiene el mismo sentido.

Calendario Espacial

agosto 2017
L M X J V S D
« Ene    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031